Hierbas y especias: El tesoro resguardado en cada cocina!

Para la mayoría de las personas sería impensable preparar y saborear su comida sin especias ni hierbas. El orégano, el pimentón, el curry, el chili, la canela y la vainilla son solo algunos de los muchos condimentos que existen y se usan en el mundo. Hacen la pequeña o gran diferencia en las recetas e incluso distinguen culturas. El cilantro y la cebolla, por ejemplo, son indispensables en la cocina latinoamericana. El ajo, la albahaca y el orégano son indispensables para la cocina mediterránea. El curry, el jengibre y el cardamomo definen los sabores de la cocina asiática. ¿Te imaginas un plato hindú sin curry, una pizza sin orégano, un gulash sin pimentón, un gazpacho o un chucrut sin comino o una paella de mariscos sin azafrán?

Un descubrimiento debido al azar

Las hierbas y especias provienen de diferentes partes de la planta, y se utilizan para impartir un aroma y sabor a los alimentos. Condimentar los alimentos fue un proceso que de alguna manera se inició de manera fortuita. Cuando cazadores y recolectores al envolver por ejemplo la carne para prolongar su duración, la envolvieron con ciertas hojas, arbustos, cortezas, bayas, etc… y notaron que luego éstas podían darle un mejor sabor.

Las hierbas y especias en la antigüedad

Las especias se han utilizado en la antigüedad debido a la experiencia de que varias hierbas y especias tienen la capacidad de hacer que los alimentos sean más duraderos. Hoy, sabemos que por ejemplo, la oxidación de los lípidos se retrasa, lo que retrasa la ranciedad, y el efecto antibacteriano que poseen también contribuye a una vida útil más larga.

Ya en el antiguo Egipto, incluso se les atribuyeron a algunas hierbas y especias ciertas propiedades terapéuticas. En la antigua Roma también se utilizaban un sin número de ellas para condimentar la comida. Y en la actualidad aún hacen parte de la cocina mediterránea, como: el orégano, el eneldo o la mejorana. A las que también se les atribuía propiedades medicinales o afrodisíacas.

Tan importantes han sido los condimentos en el desarrollo de la gastronomía que tenemos actualmente, que no podemos olvidar que hasta Cristóbal Colón llegó al continente americano en su búsqueda por encontrar especias. Él inicialmente pretendía encontrar una ruta marítima alternativa a Asia, como solía hacer Marco Polo, y establecer de esta manera una nueva ruta comercial en la que las especias pudieran transportarse de Asia a Europa.

En la Edad Media, era una señal de alto estatus usar muchas y exóticas especias en la preparación de los platos. Las especias a veces incluso se usaban como medio de pago. De ahí la conocida frase: „pagar en especias“.

Propiedades de las hierbas y especias

En estudios se ha podido constatar los efectos positivos de las hierbas y especias en la salud, debido ​​a las sustancias bioactivas que contienen. Estas son sustancias que se encuentran en pequeñas cantidades en plantas o alimentos, como: compuestos sulfurados, saponinas, fenoles o polisacáridos. Que les confieren propiedades terapéuticas, por ejemplo, como antioxidantes, antiinflamatorias, antidiabéticas, antihipertensivas, antimicrobianas. En los último años, también se ha explorado su influencia en la salud digestiva (potencial prebiótico).

Por ejemplo, en estudios, el ajo se ha asociado con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas, antifúngicas, inmunomoduladoras, cardiovasculares, anticancerígenas, hepatoprotectoras, protectoras del sistema digestivo, antidiabéticas y neuroprotectoras.

El jengibre se ha relacionado en estudios con la reducción del azúcar en la sangre y las propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas.

La cúrcuma se ha estudiado ampliamente en los últimos años, principalmente debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. En algunos casos, incluso se sugiere usar la cúrcuma como coadyuvante en enfermedades autoinmunes y enfermedades reumáticas, o usarla simultáneamente en terapias oncológicas.

Para la canela, se han demostrado varias propiedades en estudios en animales in vitro e in vivo: reducción de azúcar en la sangre, nivel de colesterol y presión arterial. Esto sugiere que la canela tiene un efecto positivo sobre el sistema cardiovascular. Aparte de eso, la canela tiene las propiedades habituales: antiinflamatoria, antimicrobiana, antiparasitaria, y antioxidante.

También se ha demostrado que el orégano, la salvia, el romero, la menta, la albahaca y el tomillo tienen un efecto antioxidante debido a la gran cantidad de fenoles. Los clavos, por otro lado, se ha encontrado que han contribuido positivamente al tratamiento con antibióticos sobre las bacterias orales.

Las hierbas y especias generalmente contienen muchos compuestos bioactivos. Los estudios indican que estos deben explorarse en mayor profundidad para estimar mejor las cantidades de hierbas y especias que deben ser consumidas por la población.

La gran cantidad de efectos beneficiosos que tienen las hierbas y especias pueden desarrollarse especialmente cuando el estilo de vida se centra en la salud (alimentos saludables, ejercicio adecuado…). Complementando preparaciones saludables con una percepción sensorial interesante, y de esta manera contribuyendo al éxito de muchas recetas.

Al utilizar hierbas y especias, es posible reducir o incluso omitir otros ingredientes menos ventajosos, como grasas saturadas, sal o incluso azúcar. Esto hace posible preparar alimentos más saludables que además sean más apetitosos.

Las hierbas y especias ayudan a condimentar tu comida con salud!

Agua, el elixir de la vida

El agua es una sustancia tan fundamental para la vida en nuestra tierra que no existiríamos sin ella. Y aprovechando que hoy es el Día Mundial del Agua, quería contarte un poco más acerca de esta sustancia tan vital.

En el léxico, el agua se describe de la siguiente manera:

„Es una sustancia líquida constituida por hidrógeno y oxígeno (H2O). Que no tiene olor, color ni sabor, que se encuentra en la naturaleza en estado más o menos puro formando ríos, lagos y mares, que ocupa las tres cuartas partes del planeta Tierra y forma parte de los seres vivos“. [1]

Al nacer, el ser humano esta compuesto en aproximadamente el 75% de agua. Como adulto, todavía hay alrededor del 60%. De éste porcentaje, casi dos tercios están dentro de las células, y la proporción varía mucho según el tipo de tejido. En el tejido adiposo, la proporción es de aproximadamente el 10% y en la sangre un 83%. Gracias a este contenido de agua, la sangre es lo suficientemente fluida para transportar oxígeno y nutrientes a las células.

Además de este papel crucial del agua en el transporte, también es importante para la digestión y la absorción de los alimentos, en la excreción de desechos importantes del metabolismo, a través de la orina y las heces. También, contribuye a la regulación de la temperatura corporal, mantiene húmedas las membranas de las mucosas, lubrica las articulaciones, además de cumplir otras muchas funciones más.

Absorbemos agua en nuestros cuerpos a través de los líquidos y los alimentos que ingerimos. Para que nuestras células, y por lo tanto, nuestros órganos puedan trabajar sin restricciones, es necesario que garanticemos una hidrogenación adecuada (es decir, el suministro de agua) en todas las etapas de nuestras vida. La fatiga, las migrañas o la dificultad para concentrarse pueden ser causadas por la escasez de agua. A algunas personas les ocurre que confunden la sensación de sed causada por la deshidratación con la sensación de hambre.

La sensación de sed surge cuando la persona ha perdido más del 1% del agua que necesita el cuerpo. ¡Y no hay nada mejor que el agua pura para calmar tu sed! Para personas sanas en condiciones normales, se recomienda beber por lo menos de 2 a 2,5 litros de agua por día. Al permanecer en un ambiente con temperaturas más altas, durante el deporte o en caso de fiebre, se debe tener más precaución con la ingesta adecuada de líquidos. El agua también se puede consumir en forma de infusiones, jugos naturales (preferiblemente sin azúcar), sopas de verduras y similares. Lo más importante es que siempre te mantengas bien hidratado. Si la orina que excretas es oscura, o de color ámbar, puede indicar que es necesario que te hidrates más.

Es responsabilidad de todos, que algo tan esencial como es el agua, para nosotros los humanos y la naturaleza, la cuidemos y hagamos un uso adecuado de ella, en todas las situaciones cotidianas (en la limpieza, producción de alimentos, fabricación de ropa, en la industria…etc). Y hoy más que nunca, urge un cambio de mentalidad en la sociedad, acerca de como debemos utilizarla.

Si tienes la suerte de beber un vaso de agua fresca que has llenado del grifo, es un gran privilegio, pero que realmente debería tener todo el mundo. Ya que 3 de cada 10 personas en el planeta (2.100 millones de personas) no cuentan con un suministro de agua potable en sus hogares, que esté disponible cuando sea necesario y esté libre de contaminación química, microbiológica y tóxica. De éstos, 844 millones ni siquiera tienen acceso cercano al agua potable. Para 263 millones de personas, la fuente de agua potable más cercana está a más de 30 minutos y 159 millones de personas beben aún del agua de superficies no tratadas de ríos o lagos. [2]

Cuidado, viene el estrés!

Alicia tiene hoy en la mañana un importante examen en la universidad. Como estuvo estudiando hasta muy tarde, no escucha la alarma del despertador cuando suena y sigue durmiendo. Cuando finalmente se despierta y mira el reloj, se asusta mucho. Su sistema de alarma biológico se dispara y hormonas tales como: la adrenalina y el cortisol empiezan a segregarse.

Estrés!

Su ritmo cardíaco se dispara, las células obtienen más oxígeno y energía, por lo que Alicia puede moverse más rápido. Y así, ella salga de su casa lo antes posible y poder llegar a presentarse al examen a tiempo.

Estrés!

El estrés que siente Alicia es una reacción a una emergencia. En este caso, no es de un león del que Alicia tiene que huir, pero al menos el exámen es muy importante para ella, y eso genera esta respuesta en su cuerpo. El estrés nos ayuda a responder, a movernos y a pensar más rápido, para que podamos superar una situación de emergencia.

Sin embargo, cuando el estrés se vuelve crónico, lo llamamos „distres“. Una situación que reduce el bienestar y que cuando éste estrés negativo se instala durante un largo período de tiempo, también puede afectar la salud. Algunas hormonas se segregan en mayor medida, lo que puede provocar presión arterial alta y cambios en el metabolismo, que inciden negativamente en muchos aspectos fisiológicos del cuerpo. Por ejemplo, la respuesta inmune a agentes patógenos puede verse debilitada por el estrés. Puede existir mayor propensión a afecciones cardiovasculares, óseas, neurológicas e incluso trastornos psiquiátricos. Además, las personas estresadas suelen tener hábitos menos saludables, como comer de manera menos saludable, hacer menos ejercicio o dormir mal.

El cuerpo no puede funcionar óptimamente bajo estrés continuo. Los estudios han demostrado que el cortisol puede aumentar el apetito y aumentar la elección de alimentos ricos en calorías, aumentar la acumulación de grasa, especialmente a nivel visceral, afectando en consecuencia el peso [1, 2, 3].

Lo más importante, por supuesto, es encontrar y reducir el desencadenante del estrés negativo. Pero también es muy recomendable tener una dieta equilibrada, ejercicio regular y cubrir las demandas de sueño. Para reducir el estrés, también se recomiendan actividades como yoga, meditación y ejercicios de relajación, entre otras.

En el 2019, prepárate para lidiar con tu estrés y evita los factores que pueden desencadenarlo exacerbadamente de manera negativa, para no tener que pagar con tu salud. Piensa detenidamente qué hace que te sientas bien y equilibrado contigo mismo y con tu entorno.

Cuarta parte de los resultados de la encuesta: Asociaciones

En nuestro cerebro formamos nuestros conceptos, gracias a la conexión que hacemos entre símbolos con las experiencias, pensamientos, información sensorial etc. que hemos tenido a lo largo de nuestra vida. Por lo tanto, es algo sumamente personal la manera como cada persona vincula el significado de ciertas cosas. Que a su vez, también está marcado por el grupo social en el que se ha crecido, la sociedad en la que uno se ha integrado, la cultura, la religión, el idioma, entre otros muchos aspectos.
Por ello, es tan importante ese primer contacto de los bebés con los alimentos, porque ya desde allí están almacenando información vital para su alimentación.
Probablemente, si piensa por ejemplo en un sabor de la navidad, quizás vaya a la carpeta de almacenamiento de sus recuerdos de la infancia (en su mente) y tendrá información de algo que desde entonces le gusta, y podrá distinguir entre características como el sabor, la textura, el olor de ese alimento junto con las sensaciones que éste le provoca.

En esta parte de la encuesta era interesante para mí, adentrarme en las asociaciones que las personas tenían, para averiguar como eran interpretados algunos conceptos de alimentación. Y por las respuestas que obtuve las clasifiqué por características, sensaciones, emociones, con respecto a la salud, u otras consideraciones.

Azúcar

El azúcar fue asociada directamente con las propiedades físicas como: con el sabor dulce o que sabe bien. Con impresiones sensoriales tan diversas como: frío, cálido o letargia. Para algunos evocaron emociones como: relax, disfrute, preferido. Mientras que para otros algunas como: malo, pérdida de control, malvado, peligro, veneno. Otros la relacionan directamente con enfermedades como: la hipertersión, aumento del colesterol, diabetes o con la posibilidad de enfermar en general, y también como la causa del aumento de peso o de caries.  También se vinculó con alimentos que la contienen como: bebidas azucaradas, Coca Cola, dulces, o con la acción de consumirlos: „comer golosinas“. Otros tuvieron asociaciones tan variadas como: „comerlos en la adecuada cantidad“ con  „calorías“ o incluso con el „sol“.

Grasa

La grasa estuvo también asociada con algunas propiedades como: calienta, pesada, nutritiva, potenciadora del sabor, espesa, aceitosa o con calorías. Representó para algunos encuestados sensaciones como: deliciosa, buena, o tan contrarias como: oscuridad y luz. A la vez que aspectos emocionales tan diversos como: buena o nada buena. Con respecto a la salud, se relacionó con: aumento de peso, sobrepeso,  „gordo“, con enfermedades como hipertensión, obesidad, o con la enfermedad en general. Pero también se formuló como „muy importante consumir la adecuada cantidad y tipo de grasa“, „la buena grasa es muy importante“. Así como con algunos alimentos en los que suele estar presente: papas fritas, fritos, aceite, tocino, bollería, o también asociado al sol.

Verdura

Las verduras estuvieron asociadas a sus propiedades, por ejemplo: coloridas, verdes, baratas. Las impresiones sensoriales que se describieron fueron: fresca, activa, deliciosa, crujiente, o de bienestar.  Los términos emocionales asociados con las verduras son: muy buenas, no son las preferidas, muy importantes, energía o  vida. Además, se discutieron las propiedades de las verduras en relación con la salud: alimentos saludables, necesarias, fibra, antioxidantes, vitaminas. Los alimentos que se han asociado directamente con el concepto fueron: zanahoria, espinaca, espárragos, verduras crudas, lechuga y legumbres. También con conceptos muy generales como: sol, mar, plantas, orgánico y naturaleza.

Proteína

La proteína se asoció con la propiedad de ser blanca, clara, o que sacia. A nivel emocional con los conceptos de: importante, vida, bienestar, fuerza, energía, buena, de buen sabor, importante. Con respecto a aspectos de la salud como:  saludable, formadoras de músculo, comerla en moderación, aumento de peso, también con músculos o masa muscular. Con alimentos que la contienen como: carne, pollo, pescado, huevo frito, clara de huevo, polvo de proteína o soja. También directamente relacionada con su definición: cadena de aminoácidos. Además de imprescindibles en el deporte o con animales.

Carbohidratos

Para los carbohidratos, se mencionaron las siguientes propiedades: saciedad, delicioso, con cuerpo, calorías. Los términos emocionales que se comentaron fueron: energía, cálido, difícil, bueno, ligero. En términos de salud: poco saludable, necesario, grueso, indispensable en las cantidades correctas, dieta baja en carbohidratos.  Además se relacionaron directamente con  alimentos que los contienen: papa, azúcar, pasta, arroz, harina, pan, yuca.

Fruta

Para las frutas hubo la vinculación con las características físicas: dulce, amarga, jugosa, fresca, color y rojo. Otras impresiones sensoriales que se mencionaron fueron: delicioso, sabe bien. Los aspectos emocionales que se comentaron fueron: placer, bienestar, OK, disfrutar, energía, vida. Con respecto a la salud, los participantes del estudio escribieron: vitaminas, saludables, fibra, una fuente de azúcar saludable e importante en la dieta, o que debido a la fructosa son en su mayoría insalubres. También hubo asociaciones directas con algunas frutas: piña, kiwi, mango, manzana, durián, plátano, fresas, pero también con otros alimentos como: jugo, bocadillo, desayuno, cereales. Finalmente, se citaron otras asociaciones como: calorías, sol y agua.

Lácteo

Los lácteos también fueron asociados con una serie de propiedades como: suaves, blancos, ligeros. Se vincularon con impresiones sensoriales como cremosos, fríos, pesados, de sabor (generalmente), pegajosos y de disfrute. A nivel emocional, se relacionaron con las siguientes afirmaciones: buenos, no son necesarios, despreciables, insalubres. En términos de salud, se comentó la „inflamación del intestino“. Los lácteos se asociaron directamente con alimentos, tales como: queso, leche, productos lácteos, yogur. También se mencionó que son una fuente de calcio, proteínas y grasas. Finalmente, se comentaron algunos otros términos: vaca, pobres vacas, luz, granja y versátil.

Omega 3

Los omega 3 fueron relacionados directamente con las propiedades físicas, como: aceitosa o cálida. Con aspectos emocionales como: buena grasa, importante, muy buenos, sobreestimados. Asociados con factores relacionados con la salud, como: esencial, saludable, metabolismo, colesterol, pensar, juventud, cerebro, cabello, y vitaminas. Además vinculados con alimentos que los contienen: pescado, aceite saludable, aceite de linaza, super alimentos, salmón, aceite de pescado. Y también asociados con su definición: ácidos grasos, y además de con el sol.

Gluten

El gluten fue asociado con factores emocionales como: perjudicial, producto prohibido, negativo, difícil, sin importancia, ningún problema, y energía. Con aspectos relativos a la salud como: intolerancia, dolor de estómago, gordo, sobrepeso, inflamación intestinal, no adecuado para todo el mundo, o saludable. Con alimentos como: harina de trigo, pan, pasta, carbohidratos y levadura. Además de otros aspectos como: luz, injustamente juzgado, inconformidad.

Bio

La palabra Bio fue vinculada con factores relativos a la salud, tales como: saludable, o „sin importancia para mí“. Con propiedades tales como: verde, naturaleza, costoso, „forma de hacer dinero“, desvalorizado, sostenible, buena calidad. Además de aspectos emocionales como: muy importante, vida, lógico, bueno, alimentación consciente. Además de otros aspectos como: sin aditivos, etiqueta, rutas de transporte más cortas, clima, ecología, sol, y con yogur.

Mis pensamientos acerca de éstas asociaciones

Todas las respuestas son válidas para cada persona dependiendo de su manera de relacionarse con ese concepto. Lo importante, es que los conceptos que se tengan no lleguen a afectar la salud (por ejemplo, al evitar ciertos alimentos que no son correctamente sustituidos por otros y que puede conllevar a ciertos tipos de carencias). Por ello, es esencial que a través de la auto reflexión se considere si lo que se piensa puede ser acertado o no, o de que manera puede influir.

No se trata de demonizar o poner en un pedestal determinado alimento, porque justo eso son: „alimentos“ que nos permiten a través de su consumo, proveernos de lo que como seres humanos necesitamos para vivir. También está el hecho de que por moda algunos alimentos parezcan mas importantes que otros, o que otros dejen de serlo, y es aquí donde las personas que nos dedicamos a la nutrición, nos interesamos por restablecer el concepto de equilibrio: tomando de cada alimento en la justa medida, ni más ni menos.

A veces, uno podría pensar que todo lo que es bueno para el cuerpo humano se debe comer todos los días y en grandes cantidades tanto como sea posible. Pero este no es un camino que lleve a una dieta saludable a largo plazo. Por ejemplo, no tendría sentido solo comer salmón y manzanas todos los días solo porque son alimentos „saludables“. Es mejor comer variado y balanceado. Por supuesto, esto es más difícil porque cada vez que comes, tienes que volver a pensar que es lo más conveniente para ti.

Es interesante para mí, ver la importancia que se le da a la proteína, que realmente necesitamos en un 15% aproximadamente de nuestra alimentación, para que cumpla su papel en nuestro organismo. Mientras que muy pocas personas asocian la grasa con su relevancia al consumirlas de buen origen (insaturadas, por ejemplo: pescados grasos como: sardinas, el aceite de oliva, frutos secos…), y que son vitales, entre muchas cosas por su papel en la composición de la membrana celular, o el que algunas vitaminas (como la A,D,E,K) puedan absorberse.  Los omega 3 son ácidos grasos esenciales que no se producen en nuestro organismo y por eso, debemos consumirlos con los alimentos. Pero no deben asociarse al consumo de suplementos adicionales, sino al consumo de los alimentos que son fuente (además del salmón, en otros pescados como: trucha, atún, o en semillas de lino, chia, aceite de colza o cánola …).

Aunque gran parte de los encuestados tuvo una asociación de los carbohidratos con alimentos que lo contienen, quisiera recordar que éstos deben por lo menos representar el 50% de lo que consumimos para tener un buen balance. Los deportistas de alto rendimiento saben que si quieren obtener un excelente desempeño es justo con el consumo suficiente de hidratos de carbono que lo pueden lograr. Además, que los hidratos de carbono provenientes de cereales integrales o de legumbres, ofrecen una excelente fuente de vitaminas del complejo B (con excepción de la Vitamina B12 que procede de alimentos de origen animal o de suplementos para el caso de las personas veganas), y fibra, esta última tan importante en la salud de la flora intestinal que redundará finalmente en la salud de todo el organismo, tanto física como mentalmente.

Es necesario tener en cuenta, que antes de omitir algún alimento o grupos de alimentos que se asocien con algún síntoma o efecto perjudicial, es importante observar con un especialista en el área (como: médico, nutricionista-dietista), que es lo que en realidad está sucediendo, y que sea bajo un diagnóstico clínico que lo corrobore, para buscar otras posibilidades.

Se critico con lo que comes, y recuerda que te conviertes en todo aquello que haces. Somos el resultado de nuestros hábitos, así que piensa que es lo que más favorece tu bienestar y el de todo el planeta!

De nuevo muchísimas gracias por participar en la encuesta, que me permitió analizar mucha información.

Te deseo, que tengas una maravillosa, y saludable Navidad con todos los seres que te rodean!

Tercera parte de los resultados de la encuesta: Mis ideas acerca de la alimentación

Aquí encuentras los resultados de la segunda parte de los resultados de la encuesta

¿Qué pienso acerca de la alimentación de las personas hoy en día?

Las opiniones referentes a la pregunta: ¿qué pienso de como se alimentan las personas hoy en día?  son muy variadas. Por un lado, se puede detectar que algunas personas de la encuesta, sienten que hay más consciencia a la hora de alimentarse, y por ende las personas cuidan más lo que comen. Y por otro lado, los que piensan que la falta de tiempo está haciendo que otra parte de la población haga que se coma menos consciente, y por lo tanto menos saludable.

En general, prevalece la impresión de que la manera como se aborda la alimentación está muy polarizada. Los participantes de la encuesta dicen que algunas personas piensan extremadamente en su comida, mientras que a otras no les importa qué, por qué y cómo comer. En una de las opiniones se llamaba „cultura“, a tener la capacidad de „cuidarse“ a sí mismo.  Incluso algunos consideraron que hay una tendencia hacia el vegetarianismo y hacia el veganismo.

Los alimentos o sustancias que se consumen en exceso en la dieta de la población, a los ojos de los participantes de la encuesta, son la carne, el azúcar, la grasa, la comida „chatarra“ en general y la sal. Además, comentaron sobre el tiempo demasiado corto para poder comer con tranquilidad y, por lo tanto, el no poder disfrutar suficientemente la comida.

Se expresaron diversas creencias, miedos y opiniones sobre la alimentación. En su mayoría, como una crítica a la manera como la industria produce alimentos que pueden ser el resultado del uso de conservantes e ingredientes potencialmente dañinos, o la producción de alimentos „demasiado artificiales“ y la promoción del consumo de demasiados productos elaborados. Y que los productos alimenticios se promocionan como „generadores del bienestar“, a través, de la publicidad independientemente del verdadero efecto en el cuerpo.

También se mencionó la dificultad de encontrar el camino correcto para sí mismo, a partir del bombardeo de información, que a menudo es contradictoria. Por otro lado, mucha información también significó para algunos, que es más fácil encontrar los conocimientos que sirven de base para tomar buenas decisiones.

Sin embargo, algunos de los participantes también comentaron positivamente sobre los hábitos alimenticios de las personas de hoy en día. Las opiniones son que un gran porcentaje de personas están conscientes de una buena alimentación, y que por ello, piensan más en ella e integran alimentos más saludables a su dieta. Por ello, también preparan más rico los alimentos y los comen de una forma más variada.

¿Cómo creo que se alimentará la gente en un futuro?

Algunos encuestados han mencionado productos novedosos o inusuales en su perspectiva sobre el futuro de la alimentación. Por ejemplo, la carne artificial podría reemplazar parcialmente la necesidad de la cría de animales. Otra opción son las pastillas o comida envasada en tubos (como los dentríficos) que podrían satisfacer las necesidades nutricionales de los consumidores. Además de los insectos, que fueron también nombrados como futuros alimentos.

Un aspecto que los participantes destacaron, es que en el futuro se puede dedicar muy poco tiempo a la preparación de alimentos, y que la comida „chatarra“ puede ser incluso la forma predominante de alimentación. Como resultado de ello, cada vez más alimentos vendrían empacados como productos enlatados y/o productos preparados industrialmente listos para consumir. Y que para satisfacer el deseo de los ciudadanos con alimentos más saludables, los productores de alimentos tendrían disponible también, productos elaborados industrialmente pero con la etiqueta de „más saludables“. También comentan, que es posible que se conserven mucho más los productos elaborados, donde la refrigeración ya no sería tan necesaria.

En contraste, también están los que opinan, que podría ser que las personas tiendan a comer más saludable en el futuro que en la actualidad. La razón de esto, fue la mayor cantidad de información disponible que habría en el futuro. Esto, dicen algunos, podría llevar a una consciencia más saludable de cómo cuidar mejor el cuerpo (cuidar de si mismo, a través de la comida y el ejercicio). Por lo tanto, se podría comprender mejor cómo los diferentes hábitos alimenticios conducen a la enfermedad. Y con este conocimiento se podrían prevenir muchas enfermedades. Sin embargo, dicen otros, que es probable que el suministro de información se distribuya de manera desigual, al igual que la posibilidad de seleccionar alimentos libremente (lo que no está disponible en ciertas regiones del mundo, puede hacer que no se pueda, ni comprar ni consumir). Por lo tanto, esto podría llevar a que la gente sea más saludable en Europa, pero no en gran parte del resto del mundo. Alimentos más saludables también podrían ser promocionados por las regulaciones estatales. Una tendencia hacia la producción local o regional y sostenible por parte de empresas más pequeñas se ve también como un posible futuro. También se comentó, que el aumento del poder de adquisitivo podría permitir la compra de ingredientes de alta calidad y que se han producido orgánicamente.

Personalmente pienso que la gente cada vez sabe mejor que quiere con respecto a su salud, y siendo consciente de ello, podrá esclarecer mejor sus objetivos en ese sentido. La seguridad alimentaria que existe hoy en día no se tenía hace unas décadas, lo que asegura productos que tienen óptimas medidas de manipulación alimentaria (en países industrializados). La regulación alimentaria está siendo cada vez mejor y pienso que lo que debemos es ser más consumidores responsables que exijan cada vez más productos de mejor calidad (con menos impacto ambiental), que se ajusten a nuestras expectativas. Por supuesto, consumir materias primas de calidad considero que es lo primordial, y que cuanto más sepamos que comemos en nuestros menús de cada día será mejor. Pero es vital que esto se acompañe de prácticas agrarias más sostenibles y un sistema más justo para los agricultores, para que se puedan abordar las repercusiones debidas al cambio climático (pérdida de biodiversidad, deterioro de la calidad del suelo y del agua, entre otros).

Nosotros, los humanos, hemos evolucionado para poder responder bien a los peligros inminentes, pero no estamos particularmente preparados para hacer predicciones sobre períodos que pueden tardar décadas. Sin embargo, podemos extrapolar las observaciones actuales sobre nuestro planeta Tierra hacia el futuro. A partir de esto, se pueden estimar cifras de 10 mil millones de personas para la población mundial para el año 2050. Con la capacidad de producción actual y la forma en que producimos los alimentos, no podemos sostener esta necesidad de una „manera sostenible“. Me temo que mientras los problemas no sean lo suficientemente grandes, no se cambiará mucho. Sin embargo, existe ya una búsqueda activa de soluciones para las diversas áreas problemáticas.

Se están desarrollando nuevas posibilidades para la producción de fuentes de proteínas, por ejemplo, la producción de fibras de carne a partir de células madre de vaca en laboratorios. En este momento, esta alternativa sigue siendo demasiado costosa (1 porción de carne producida de esta manera actualmente cuesta alrededor de 60,000 € ). Otras alternativas más baratas incluyen el uso de algas y soja para producir diferentes tipos de alimentos. Los insectos (como gusanos, saltamontes) ya se venden en pequeñas cajas especiales, en las que pueden crecer para tenerlos en casa, para ser „cosechados“ allí. También se venden listos para comer como „chips“. En muchos supermercados se pueden encontrar ya productos que se promocionan como „sustitutos de la carne“ y algunos están hechos a base de setas cultivados orgánicamente. Incluso como ejemplo de éstos últimos, han sido unos que han sido desarrollados y producidos por una empresa austriaca, que se dedica principalmente a la producción de carne.

También se están desarrollando ideas tales como jardines verticales en los que las plantas crecen como en estanterías y plantas acuapónicas donde las plantas y los peces se crían en el mismo sistema ecológico y, por lo tanto, se suministran nutrientes entre sí. Además, el uso de la ingeniería genética probablemente será un elemento importante en el suministro de alimentos para las personas en el futuro. Espero que no se utilice (solo) para aumentar las ganancias de las grandes empresas, y para crear una situación de acorralamiento, en la que los agricultores dependan de la buena voluntad de estas empresas. Sino para contribuir por ejemplo, a que las plantas se puedan adaptar a suelos difíciles. También para que se afronten mejor las sequías o las inundaciones, se proporcione una buena composición de nutrientes para las personas y sea menos contaminante la producción de alimentos para el medio ambiente. Después de todo, solo tenemos los recursos de esta Tierra disponibles para todos los seres que la habitamos. El solo hecho de evitar el desperdicio de alimentos es un paso importante hacia la producción sostenible de alimentos.

¡Piensa en las áreas en las que puedes aportar tú parte a la solución! Estoy convencida de que, en la medida en que se forme una „consciencia colectiva“ que busca soluciones a los problemas fundamentales, podemos llegar a encontrarlas, para poder disfrutar mucho más nuestro planeta.

En la siguiente (y final) parte del análisis de la encuesta, destacaré las asociaciones que los participantes tuvieron con las siguientes palabras: los azúcares, los carbohidratos, las grasas, las proteínas, las frutas, los productos lácteos, los vegetales, el gluten y los ácidos grasos omega-3.

http://www.ich-esse-gesund.at/cuarta-parte-de-los-resultados-de-la-encuesta-asociaciones/

Segunda parte de los resultados de la encuesta: Mis ideas acerca de la alimentación

Aquí encuentras la primera parte de los resultados de la encuesta

 

En el diccionario se encuentra definida la palabra „Salud“ como: „Condición o grado de bienestar físico, mental o espiritual; sin impedimento por enfermedad“.

En la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se firmó en 1946, la salud está definida como „un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de afecciones o enfermedades“.

Cuando se les preguntó a los participantes de la encuesta „¿qué significa para mí estar sano?“, ellos mencionaron diferentes dimensiones de sus vidas:

  • Ejercicio / actividad física y salud
  • Salud mental y actividad
  • Emociones / estrés
  • Comida / alimentación
  • El futuro

Y lo enmarcaron con un sentido negativo o positivo: O no estar enfermo o estar saludable. La mayoría de las respuestas fueron formuladas con un sentido positivo. Cada persona definió la salud para sí misma de acuerdo con el concepto de salud que ha construido a partir de sus experiencias de vida, expectativas, y significados, que son individuales para esa persona. Para algunos, es importante no estresarse y sentirse bien en su propio cuerpo. Para otros, es importante tener mucha energía durante el día y estar en armonía, y en armonía con uno mismo y con el medio ambiente.

Otros puntos que también se mencionaron fueron:
Bienestar emocional, también en el futuro tener una buena vida, tener suerte, sentirse saludable, tener un bajo peso, comer una dieta baja en grasas, tener un peso suficiente, tener una comida rica, una dieta saludable, una buena digestión, una alta calidad de vida, dormir bien, estar activo y atlético, no tener discapacidades físicas, ser capaz de realizar las actividades diarias de manera independiente, no tener dolor ni sufrir.

 

„¿Qué hago yo para estar saludable?“

Los encuestados en su mayoría suelen manifestar que elaboran acciones directamente involucradas con la alimentación. Por ejemplo, consumir menos de ciertos tipos de alimentos: azúcar, dulces, harina o  grasa. Algunos han escrito que evitan específicamente algunos hábitos que pueden ser cancerígenos, como beber alcohol o fumar.

Por otro lado, se mencionaron los alimentos que los encuestados consumen para mantener una buena salud. Por ejemplo, suficientes verduras, frutas, además de beber suficiente agua del grifo.

En general, una dieta variada y equilibrada se consideró para los participantes como beneficiosa para la salud. También,  enumeraron varios hábitos que consideraron positivos para la salud: dormir adecuadamente, meditar, pensar positivamente, vivir una buena relación con la pareja, hacer ejercicio con regularidad, moverse mucho.

Todo esto va en consonancia con la respuesta anterior, de lo que significa la salud para las personas. De manera, que ellos realizan actividades que se enfocan en el mejoramiento de las diferentes dimensiones de su vida. En el plano físico con la alimentación y el deporte, en el plano mental con la meditación, los pensamientos positivos y el sueño, y en el plano social con el mantenimiento de la buena relación con la pareja.

 

„¿Qué significa para mí una alimentación saludable?“

Para los participantes de la encuesta, una alimentación saludable consiste en alimentos y sustancias que deberían restringirse por un lado, o todo lo contrario, consumirse cada vez más. Por ejemplo: alimentos bajos en grasa, bajos en sal y bajos en azúcar, así como también ingerir menos bebidas azucaradas, pero consumir suficiente agua del grifo. Además, poca carne y pescado, pero muchas verduras, mucha fruta y en general muchos alimentos que contienen los nutrientes necesarios para el cuerpo.
También se mencionó que la dieta debe ser variada y que los alimentos deben ser frescos y regionales. Poca cantidad de aditivos químicos, también se consideró un requisito previo para una dieta saludable. En general, los productos elaborados industrialmente no se tomaron dentro de los alimentos saludables. Para algunos, una dieta saludable significa que es mejor preparar su propia comida. Además, se mencionó que comer una dieta saludable significa comer las cantidades correctas de alimentos, que deberían estar compuestos por todos los grupos de alimentos.

 

„¿Cuáles alimentos asocio yo con bienestar?“

El 65% de los participantes de la encuesta asoció comer verduras con „sentirse bien“ y el 47% mencionó el consumo de frutas. Otros alimentos y grupos de alimentos asociados con „sentirse bien“ fueron pescado (17%), carne (12%), agua (12%), nueces (8%), cereales (8%), té (6%) y  carnes blancas (6%). Se han mencionado otros alimentos, como salmón, chocolate, café, harina, productos lácteos (por ejemplo, leche, queso), legumbres, avena, productos naturales, granos, aceite de oliva, atún, huevos, arroz integral, brócoli o pan. Pero un participante ha declarado explícitamente que él / ella no asocia la comida con „sentirse bien“ en absoluto.
Luego también estaban los alimentos que algunos encuestados les otorgan algunas propiedades especiales, y en ellas se basa su asociación con el bienestar: que sean de buen sabor, que tengan poca azúcar, que tengan poca grasa pero también que estén „calientes“. Además, también se mencionaron tipos de preparaciones, como: a la parrilla, productos horneados, sopas y alimentos al vapor.
Las bebidas como el café o el té se han también asociado con la „comodidad“. Además, se consideró la relación con „carne recién sacrificada“ y, en general, con „alimentos frescos“ y „platos ligeros“.
Una opinión también fue „todo lo que hace que mi cuerpo se sienta bien“ y la conexión de „sentirse bien“ con el concepto de la cocina mediterránea.

En conclusión:
Cada persona tiene su propia opinión acerca de lo que significa la salud. Y la localiza o prioriza en alguna dimensión, ya sea: física, mental o social como está definida por la OMS. Por ello realiza acciones tendientes a mantener en el estado que desea la dimensión que ha priorizado, o en la que piensan tienen que centrar su acción. Ya sea en la esfera física: consumiendo más de ciertos tipos de alimentos como verdura o fruta, ingiriendo agua, o restringiendo grasas, azúcar y dulces. Evitando algunos hábitos como: beber alcohol o fumar, y en cambio incluir más deporte. En la esfera mental con la meditación, el enfoque en pensamientos positivos o dormir lo adecuado. Y en la esfera social con una adecuada relación con la pareja.

Para las personas de ésta encuesta la alimentación saludable está relacionada con el consumo de algunos alimentos en especial como: verdura, fruta y/o la restricción de otros, como: los ricos en azúcares, grasas y sal. Además, con el concepto de fresco, regional, sin químicos, que no sea elaborado industrialmente. También, con la idea de consumir lo adecuado para el cuerpo. Así mismo, relacionan en su mayoría (65%) como fuente de bienestar el consumo de verduras, y cerca de la mitad (47%) con el consumo de frutas.

Para el próximo post, publicaré las opiniones en cuanto a las preguntas: ¿Cómo se alimentan las personas de hoy en día?, y ¿cómo crees que se alimentarán las personas en un futuro?

Y tú ¿Con cuál de los conceptos anteriores puedes identificarte? ¿Qué importancia tienen para ti las diferentes dimensiones de la salud?

 

No dejes al azar lo que comes!

Independiente de si comes en casa, en el restaurante del trabajo, o si preparas la comida para llevártela y comértela luego en la oficina o en tu sitio de trabajo, debes procurar organizar tu alimentación. Una forma de empezar, es pensar que comidas quisieras realizar a lo largo de la semana. Esto te permitirá hacer una lista con los ingredientes que necesitas para cocinar, y podrás hacer la compra de tus alimentos más precisa.  Y ten presente que para ello, será mejor cuantos más productos sean materias primas y no preparaciones ya elaboradas.

 

Elabora tu menú semanal

Supongamos que te apetece comer una deliciosa lasaña.  Es muy distinto comprar una lasaña lista para consumir a prepararla tu mismo.  Entre los factores que hacen la diferencia está el control de la calidad de los ingredientes que tu quieres tener, las expectativas del sabor que buscas, y el factor económico por supuesto. Si realizas menús que sean equilibrados, puedes asegurar todos los factores anteriores, más el gran factor salud.

Si por razones de trabajo comes en un restaurante, lo principal es elegir la opción más saludable que encuentres. No deberías estar cada día pidiendo un escalope de ternera al almuerzo, por más delicioso que lo vendan, verdad? Pero tampoco privarte de él por completo, si justo es tu comida preferida. Eso si, otra opción que podríamos incluir, es acompañarlo con ensalada y mejor con arroz que con patatas fritas. Y a la cena, tener en cuenta una opción más ligera, como una ensalada verde con garbanzos, una ensalada con queso, o tal vez unos espaguettis con verdura y frutos secos, acompañados de una ensalada de tomate.

Para realizar tu menú debes considerar lo siguiente:

  • Proteínas de calidad, que deben estar presentes en cada una de las comidas principales del día. Ya sea, en forma de queso, leche, tofu, pollo, pescado ó legumbres.
  • Hidratos de Carbono, también en cada comida principal, ya sea como pan, pasta o arroz integral, avena o patatas.
  • Grasas saludables para preparar los alimentos o aderezar ensaladas como el aceite de oliva, colza, nuez… o como aguacate acompañando ensaladas o un tentempié, o consumiendo pescado ( De 1 a 2 veces por semana) del tipo salmón, arenque, sardinas o frutos secos, que a su vez son buena fuente de proteínas.
  • La mitad de lo que comes en el almuerzo (o también llamada comida en algunos países hispano hablantes) y la cena, deben ser verduras. Lo ideal sería variarlas cada día para proporcionar al organismo de una amplia gama de vitaminas, minerales, y fibra que contienen.
  • Al menos consumir dos piezas de fruta por día. Por ejemplo para el desayuno o como refrigerio por la mañana o por la tarde.
  • Lo mejor es crear un menú para toda la semana, que te permita planificar el consumo de alimentos saludables y que disfrutes al comerlos. Luego será más fácil escribir una lista, justo con los alimentos que necesitas comprar y hacer la compra de ellos.
Organiza una lista con los alimentos de tú menú

Una vez que hayas anotado todos los ingredientes para realizar las distintas preparaciones de la semana, todo lo que tienes que hacer es calcular para cuántas personas se debe cocinar, para que sepas las cantidades adecuadas por alimento que vas a utilizar. Puedes usar también una aplicación de lista de compras en tu teléfono, para que puedas luego eliminar convenientemente los artículos que vas obteniendo de la lista. Tal vez incluso, quieras compartir la lista con algún familiar o personas que viven contigo, para que en el momento de la compra te puedan agregar productos que no debes olvidar.

 

Elegir adecuadamente al comprar

Ya tienes preparada tú  lista. Así que ya con cabeza fría y  tu estómago lleno (para evitar que tu hambre te dicte lo que compres), puedes empezar a buscar tus alimentos.

Quizás puedes hacer tu compra en pequeños mercados, donde los mismos agricultores pueden venderte sus productos frescos. Si no es así, probablemente debes hacerlo en un supermercado. Por ello, recuerda que como consumidores somos el objetivo de innumerables estudios de marketing. Y cómo se anuncian los productos puede cambiar enormemente nuestro comportamiento durante la compra. El tamaño del carrito, la superficie del piso, el diseño de los productos, los colores elegidos para los diferentes departamentos, la iluminación, la decoración, la psicología de los precios, la música que se reproduce y mucho más, influyen en nosotros, y en la manera como muchos productos finalmente terminan en el carrito de la compra.

La variedad de los alimentos que escojas contribuirá al equilibrio en tu alimentación, y es clave la selección de buenas materias primas. Al comparar precios ten presente la relación cantidad/precio, y no compres lo que de verdad no necesitas. Los alimentos deben adaptarse a tus expectativas, en términos de frescura y calidad!.

 

Disfruta tu menú con todos tus sentidos!

Cómo mi alimentación influye en el medio ambiente

Quién no se siente maravillado del planeta en que vivimos? Sea lo que sea que pensemos es nuestra casa, y posiblemente la única que tendremos en los próximos años. Por ahora no creo que ningún de nosotros se vaya a cambiar a otro. Pero realmente cada generación que pasa, deja mejor este planeta, que como lo encontró?

Los avances que hemos hecho como humanos han sido de una manera extraordinaria, así que deberíamos usar todo el conocimiento y las habilidades para proteger nuestro planeta y nuestro medio ambiente 1.

Se han hecho estudios en los que simulando concentraciones mayores de CO2 en los cultivos de trigo, arroz, guisantes y soja, éstos pueden disminuir en nutrientes como el hierro y el zinc. Así que desde este punto de vista, ya es importante empezar a revisar las emisiones de CO2 que se producen 2.

Tal vez pensamos que lo que cada uno hace no afecta al resto, pero tomemos aquellos ejemplos de la naturaleza, que con sus acciones significan un efecto potente en nuestra supervivencia, como la pequeña abeja que poloniza las flores, las aves migratorias, las plantas que recogen cada día la energía del sol, transformándola para todos…en fin, tantas maravillas que suceden cada día, y ya ni las percibimos, pero que no por eso dejan de ser espectaculares.

Cuidar nuestro medio ambiente es de un interés de primer orden en la actualidad. Sabemos que cómo vamos en general en ese sentido no es del todo lo ideal. Pero usted, puede hacer muchísimo en muchísimos sentidos. Y esta semana, que se celebra el día mundial del medio  ambiente, es mi motivación, recordarle  lo que  a nivel  de su alimentación puede hacer para influir enormemente en los resultados. Y si cada uno de nosotros hace algo, son millones de gestos positivos que redundarán en el bienestar de todos.

Estos gestos que además implicarán beneficios en su salud, pueden ser los siguientes:

Programe su menú de cada semana

Si sabe cómo se alimentará durante la semana, sabrá lo que necesita. Y así, solo comprará lo que requiere, evitando despilfarros.
Sabía, que Francia se ha convertido en el primer país del mundo en prohibir a los supermercados que tiren o destruyan la comida que queda sin vender, y deben donarla a organizaciones de caridad y bancos de alimentos? Se espera que otros países de la comunidad europea se sumen a ésta gran medida 3.

La lista de la compra de alimentos

No compre con mucho apetito, porque tenderá a antojarse de alimentos que no necesita. Pero con una lista ya programada, podrá concentrarse mejor en lo que realmente necesita. No compre alimentos que no optimizan su salud.

En el momento de la compra

Recuerde dar paseos innecesarios con sus alimentos. Sobre todo con aquellos que requieren conservarse en frío.
Revise fechas de caducidad, y observe que el producto cumpla con las  expectativas de calidad. Prefiera alimentos locales y de la estación actual. No crea que porque muchos alimentos catalogados como extraordinarios y que en su región no se producen, los necesita de una manera imprescindible. Le aseguro que encuentra muchos alimentos „superfood“ en su región, y que fueron producidos de una manera respetuosa con el medio ambiente.

El almacenamiento

Coloque cada alimento en el sitio adecuado para conservarse. Por ejemplo, alimentos perecederos en la nevera, en los diferentes compartimentos. Tenga en cuenta, la facilidad para sacar los alimentos de acuerdo a su utilización. Esto conllevará a la conservación de nutrientes de sus alimentos y utilización eficaz de sus productos, sin desperdicios. Estos últimos que son los que podrían tener un efecto nefasto en el clima, la tierra, y la biodiversidad. Responsables en la producción de millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera del planeta y pérdida de millones de litros de agua que se utilizó en su producción 4.

Introduzca algún o algunos días vegetarianos a la semana

No necesita imprescindiblemente tener la carne en su plato para tener una adecuada fuente de proteína. Buenas mezclas entre vegetales, legumbres, semillas y cereales pueden proveerle también un plato muy nutritivo.

Aceite de Palma

En algún momento, será crucial que la industria de alimentos tome cartas en el asunto, para disminuir la producción de alimentos con este aceite, debido a los efectos  perjudiciales para el medio ambiente para producirlo,  y porque para nuestra salud tampoco es conveniente. Por eso, acostúmbrese a revisar el etiquetado de los productos que consume. Y sea crítico con lo que quiere consumir.

 

Alimentación equilibrada

Dando un gran protagonismo a alimentos de origen vegetal, como cereales, legumbres, semillas, frutas y verduras. Contribuyendo no solo a nuestra salud, si no también a la del medio ambiente.

 

Todos los puntos que he mencionado son solo algunas de las posibilidades con las que cada uno de nosotros podemos contribuir a la protección de nuestro medio ambiente y nuestra salud. Es necesario que hagamos de la protección de la naturaleza un principio. Nunca antes en la historia de la humanidad, ha sido tan importante cuidar nuestro planeta como lo es ahora.

Cuidando lo que comemos, cuidamos nuestro medio ambiente.

Cómo me alimento? Guía para una auto-observación

En el anterior post (Ejercicio para una auto-observación), el objetivo era llegar a verificar que es lo que normalmente se hace y cuánto de ello se hace de manera consciente o no. Con el fin de identificar patrones que si se desea, se pueden llegar a cambiar en el caso de que no estén cumpliendo nuestras expectativas. Nada mejor que uno mismo, para observar si los pasos que uno está dando, lo acercan al sitio donde uno quiere llegar.

Pero ten en cuenta, que cada persona tiene sus propias necesidades nutricionales. No es lo mismo lo que necesita un niño, un deportista de élite, o un adulto que tiene un trabajo de oficina a otro que siempre está trabajando al aire libre. Y no sólo eso, las condiciones por las cuales una persona también tiene diferentes necesidades, radica en múltiples factores ( actividad física,  complexión, condición fisiológica, edad, sexo…). Y a esto, se adiciona las propias de su personalidad por sus hábitos, preferencias, intolerancias, patrones culturales, etc. Cada persona es un mundo!

Como un recurso adicional para que te evalúes,  he recogido unas cuantas preguntas que tú mismo puedas responderte, con respecto a la semana de auto-observación que realizaste:

En cuanto a la planeación de la alimentación:
  • Para la semana tuviste un plan de menú para cada día? O siempre improvisaste? Como sientes que te va mejor?
  • Preparaste una lista para comprar los alimentos que necesitabas, o en el sitio donde compraste tus alimentos, decidiste lo que comprarías y comerías luego?
  • Sueles mirar el etiquetado de los alimentos que compras?
  • Tienes un plan de en qué orden compras tus alimentos cuando estás en la tienda o en el supermercado?
  • Tienes una organización definida en la nevera para guardar tus alimentos, o los guardas dependiendo del sitio que vas encontrando donde ponerlos?
Con respecto a la preparación de los alimentos:
  • Qué aceite utilizas para preparar la comida (de oliva, cánola, maíz, girasol…)?
  • Qué método de cocción es tu preferido ( a la plancha, hervido, frito, al horno, al vapor…)? Crees que el método puede hacer una diferencia en tu alimentación?
  • Cuáles especias utilizas para cocinar, o cuales te gustan que estén presentes en tu comida? consideras que son importantes para ti? Por qué?
  • Sueles consumir con mucha o poca sal tus comidas? Piensas que puede ser esto importante?
Sobre las características de tu alimentación:
  • Qué alimentos has sacado completamente de tu alimentación? Por qué?
  • Cuáles alimentos te crean algún tipo de alergia o intolerancia? Por qué?
  • Cuáles alimentos son tus preferidos? Por qué?
  • Comes solo o acompañado la mayor parte del tiempo? Influye esto en tu forma de alimentarte?
  • Mientras comes, sueles realizar otras actividades al mismo tiempo (como leer, ver Youtube, escuchar música, ver televisión…) Cómo te gusta más? Cómo influye en lo que comes?
  • Cuántas comidas realizas al día? Está bien para ti?
  • Sueles tener horarios regulares para hacer tus comidas?
  • Comes también cuando tienes apetito, cuando te sientes triste/contento/decepcionado etc…? Piensas que esto puede ser importante, o estar influyendo en la forma como te alimentas? Por qué?
  • Cuando comes, sueles hacerlo de forma lenta/pausada o rápida? Está bien para ti?
  • Reconoces fácilmente cuando estás lleno? Qué haces cuando estás lleno y aún tienes comida en tu plato?
  • Comes principalmente fuera de casa, comida preparada ya lista del supermercado que solo tienes que calentar, o la preparas completamente en casa? O simplemente un poco de las dos cosas? Influye la alternativa que escoges en lo que comes? Qué sientes que es lo mejor para ti?
  • Cuánta verdura y fruta consumes al día? Las consideras importantes? Por qué?
  • Cuánto líquido ingieres diariamente? Y de este cuánto es en bebidas azucaradas?
  • Cuánta azúcar añades a tus bebidas? Cuál es tu bebida preferida para acompañar tus comidas?
  • Cuántas veces consumes pescado por semana?
  • Cuánta carne ( pollo, cerdo, vaca ..) consumes a la semana? y de esta cantidad cuánto suele ser carne roja (cerdo, vaca…) y embutidos (salchichas, jamón, mortadela…)?
  • Cuántas veces a la semana, consumes legumbres (fríjoles, lentejas, habas…etc) ?
  • Incluyes algún alimento proteico en cada comida principal ( como: leche, queso, legumbre, derivados de la soja, huevo o carne de cualquier tipo) ?
  • Incluyes algún carbohidrato en tus comidas principales (como: avena, pasta, pan, arroz, papa, etc) y de éstos cuántos son integrales?
  • Cuántas veces por semana consumes frutos secos o semillas (nueces, pistachos, cacachuetes…)?
  • Cuáles alimentos ricos en grasas y/o azúcares son lo que más te gusta comer? y cada cuánto los consumes?
  • Que sueles picar o comer a lo largo del día entre las comidas principales? Sientes mucho apetito entre las comidas? Cuál podría ser la razón?
  • A qué horas sueles hacer la primera comida y la última del día? Te sientes bien con éstos horarios?
  • Cuáles bebidas alcohólicas, y en que cantidad las tomas durante la semana? Qué opinas sobre esto?
  • Consumes algún tipo de suplemento? Por cuál razón?
Concerniente a ésta actividad:
  • Cuál fue tu sentimiento, mientras respondías las preguntas? Por qué?
  • Qué sientes que haces bien con respecto a tú alimentación y por qué?
  • Qué sientes que no haces como deberías, y por qué? que podrías hacer para cambiarlo en tú propio beneficio?
  • Qué conclusiones puedes sacar acerca de la manera como te alimentas? Estoy satisfecho con lo que hago? Me siento bien con ello?
  • De una escala de 1 al 10, donde 1 es lo peor y 10 lo mejor, cómo califico mi alimentación? Por qué?

Sean cuales sean las conclusiones que hayas extraído de este ejercicio, siéntete orgulloso de esta auto-observación. Te tomaste el tiempo para hacerlo.  Y sobre todo, has hecho tu alimentación durante este tiempo más consciente. Esta toma de consciencia es el primer paso para cambiar todas aquellas cosas que te gustaría.

En una publicación anterior (recomendaciones), resumí las pautas de la WCRF para un estilo de vida saludable. Aunque las recomendaciones se han escrito para el cáncer, también ayudan a prevenir muchas otras enfermedades que han aumentado significativamente en los últimos años, como la obesidad y la diabetes.

„Haz las cosas difíciles mientras son fáciles y haz las grandes cosas mientras son pequeñas. Una jornada de mil millas debe comenzar con un solo paso.“ Lao Tse

Un reto para una semana: una auto-observación de tu alimentación!

Las personas son sus hábitos.

Y en cuanto a la alimentación, nuestro comportamiento en torno a ella va influenciando nuestra salud.
Te has puesto alguna vez a analizar que comes, cuánto, dónde,  cuándo, o qué te incentiva a hacerlo? Por ello, quiero invitarte a hacer lo siguiente:

Durante una semana, observate a ti mismo precisamente en éstos aspectos, y has un cuadro por cada día, como el que aparece en la imagen, para que tomes nota de lo que haces.  En el próximo post, te propondré unas preguntas para que las respondas y puedas sacar tus conclusiones.